viernes, 20 de febrero de 2009

El viento que agita la cebada

Ken Loach es un clásico tanto de las peliculas "políticas" como de las peliculas "politicamente correctas". Militante de izquierdas confeso, tiene una larga carrera plagada de peliculas sociales y de denuncia. Cintas como Ladybird, Ladybird, Lloviendo Piedras (probablemente su mejor pelicula), la Canción de Carla o Tierra y Libertad lo demuestran. En ese sentido, El viento que agita la cebada no aporta nada nuevo, ya que sigue al pie de la letra esos parámetros. De hecho, ni siquiera es la primera vez que toca el conflicto irlandes (brillante aportación tuvo con su "Agenda Oculta"), si bien esta vez lo trata desde otra perspectiva, la histórica.
La pelicula trata del conflicto a principios de siglo, epoca en la que el IRA se forma, no como grupo terrorista, si no como ejercito de lucha contra la ocupación.
El planteamiento es interesante porque intenta reflexionar un poco sobre lo que son los mecanismos de justificación de la violencia por parte del que la utiliza. En ese sentido, sus reflexiones pueden ser extrapolables a cualquier conflicto de similares caracteristicas (a todos nos viene en seguida uno a la cabeza, claro).


Además, en cierto momento de la pelicula hay un giro argumental que hace aún más interesante la reflexión, ya que se eliminan las fronteras sobre lo que es justificable y lo que no. ¿Donde acaba la legítima defensa y comienza la violencia gratuita? ¿Todo es justificable?
Todas estas preguntas y reflexiones se lanzan de una manera eficaz y sin caer en la sensiblería y en lo facil.
Eso si, contiene un par de problemas que acompañam a toda la filmografía de Loach, y esto es, por un lado, cierto dogmatismo y un poquito de demagogia. En ciertos momentos, manipula la historia para llevarnos hacia el terreno que más le conviene, lo cual en algun caso hace menos profunda la reflexión. Por otro, cierta frialdad que le aleja de los personajes. Ken Loach es mejor hablando de "ideas" que de "personajes".

En todo caso, estas sombras no eliminan la fuerza de las ideas que plantea, de la historia (un pasaje clave de la historia europea del siglo XX) que cuenta y lo interesante que me resulta esa reflexión sobre los mecanismos de la violencia y los caminos que utiliza para su auto-justificación.

---------------------------
The wind that shakes the Barley (2.006)
Dirección: Ken Loach
Guión: Paul Laverty
Fotografía: Barry Ackroyd
Interpretes:Cillian Murphy, Padraic Delaney, Liam Cunningham, Orla Fitzgerald

4 comentarios:

Morsa dijo...

A mí me gustan las películas de Ken Loach, pero me dejan pisoteado. Creo que trampea mucho como bien señalas los giros dramáticos para llevar al espectador al llanto, al desgarro profundo, parece que durante un rato te narrase su historia hasta ese momento en que le cambia la cara brutalmente y te rompe un diente, para luego pasar a abrazarte de forma tierna. Y tú, aunque solamente sea por el dolor que aún sientes, le abrazas de nuevo. Ahora mismo tengo muy presente "Mi nombre es Joe" al escribir esto, la que comentas tú hoy no la he visto aún.

Y sin embargo me gusta, hay algo de sucia verdad que tal vez nos gusta creer en las películas de este tío. Es un poco como decir: "sí, es cierto, el mundo es así, duro y hermoso al mismo tiempo, sin piedad en lo bueno y también en lo malo."

Me pasa parecido con Lars Von Trier. Es un gran director, técnica y creativamente interesantísimo, grandes películas, PERO no puede evitar tirar de efectismo para contar sus historias, como matemática del cine. Hecho en falta en ellos que demuestren el mismo talento que tienen para narrar la historia en imaginarla o elegirla menos fácil, menos de libro de teoría del drama. ¡¿Siempre se tiene que suicidar el pequeño timmy porque no tenía dinero para alimentar a su hermanito leproso?! Simplifica el mundo, simplifica las cosas, pero yo les pido algo más. :)

Antonio dijo...

Bueno, coincido 100% contigo. A mi lo que me da rabia de Loach es que es tramposo porque usa siempre esa simplificación.
La gran diferencia con Von Trier es que para Von Trier es tan importante la forma como el fondo, le atormenta el tema del sacrificio (asi se puede leer toda su filmografía... al igual que la de Dreyer, por otro lado) y busca distintas formas de contar siempre la misma historia.
Sin embargo, es que en Loach el fondo lo es todo. No es un tío brillante en otros aspectos. Por eso me molesta más... porque lo que cuenta es lo que ofrece, ni más ni menos. Sin artificios ni pirotecnias y por eso ahí la trampa duele más.

Anónimo dijo...

He de reconocer que esta película es la única que no me ha parecido un coñazo de Ken Loach... siempre dogmático y efectista hasta la extenuación.. me parece el director que a cualquier neo-progre le puede ayudar a terminar de pegar el estirón, en la que Tierra y Libertad puede ser su punto álgido.
Sin embargo creo que es un cine necesario que en España no se está por la labor de hacer. Fernando León de Aranoa me parece de los pocos, además de ser bastante menos dogmático, y que sus personajes me llegan mucho más que los de Loach.. que no me dicen nada casi nunca..

Antonio dijo...

Eso es algo a analizar. El "yermo" creativo del cine español es un tema... De hecho, 15 posts después, no he hablado de ni una peli española y tampoco tengo plan inminente de hacerlo...
Es una pena, pero se cuentan con los dedos de la mano las peliculas españolas interesantes... Fernando Leon es de los pocos que se salvan, pero por ejemplo, Princesas a mi me pareció más bien flojilla.