martes, 24 de agosto de 2010

Origen

Si hay dos caracerísticas que definen el cine de Christopher Nolan son, por un lado, su obsesión por las estructuras narrativas complejas y, por otro, su obsesión por el manejo del tiempo. Sus películas son artefactos con maquinarias de relojería suiza en su interior. Cada uno de sus guiones están escritos con la minuciosidad de un orfebre y cada detalle esta cuidado al límite. En sus películas el tiempo se expande y se contrae a voluntad permitiendo de esa manera que la férrea estructura literaria se convierta en cine. ¿Acaso no es eso en lo que consiste el cine, en literatura más tiempo?
Pues bien, si partimos de las premisas anteriormente descritas, es obvio que Origen (o Inception, en su mucho más bonito título inglés) es Christopher Nolan en estado puro. Y por ello, creo que el amor o el odio que se profese por esta película estará directamente relacionado con los sentimientos que se sientan hacia su director y su cine.



Nolan lleva años inmerso en una carrera contra si mismo. Las bases de su cine quedaron muy claramente definidas en su opera prima, Memento, y conforme los presupuestos de sus películas han ido engordando, también lo han hecho su ambición y complejidad. Aunque no es un director que renuncie al gran público y por tanto al espectáculo, lo cierto es que al mismo tiempo se ha negado a renunciar a si mismo y sus películas jamas rehuyen las más altas pretensiones. Esta claro que junto con Fincher y Anderson, son los tres directores más ambiciosos y arriesgados de la industria hollywoodiense actual.



En ese sentido, Origen es simple y llanamente apabullante. El asombroso entramado circense que se despliega ante nuestros ojos es simplemente sobrecogedor. No queda más remedio que rendir pleitesía a una demostración tan manifiesta de maestría. La película transita por una trama que es, sin duda, el más difícil todavía. Una trama que además, le permite a Nolan experimentar como nunca ha podido con el ritmo y el tiempo cinematográfico. En Origen hay segundos que duran horas y años que duran segundos. Y todo ello supeditado al mantenimiento de la tensión del relato. Nada de ralentís gratuitos o de montajes embarullados que solamente ocultan falta de oficio. Aquí el tiempo se expande o se contraé para que podamos entender que es lo que están viviendo sus protagonistas. Y en ese sentido, la película va al límite, al límite de la maquinaria, al límite del barroquismo narrativo, al límite del tiempo. Es obvio que eso convierte la película en un artefacto polémico que contará con defensores a ultranza y enemigos acérrimos. Pero bienvenida sea esa polémica, porque si el arte no tiene transgresión muere.




En el debe de la película se pueden colocar sin duda, algunas cosas. Es obvio que excepto al personaje de DiCaprio, al resto de ellos les falta complejidad dramática, que hay gestos que en su transgresión, bordean la provocación (empezando por el final de la película) y también lo es que si ponemos a analizar meticulosamente su trama, encontraremos más de un cabo suelto e incongruencia. Origen es una película imperfecta. Pero su imperfección es fascinante.

La sensación que me quedó tras verla es que en esta película Christopher Nolan se ha vaciado. Ha puesto todas sus obsesiones y talentos al servicio de esta historia. Por ello, al salir del cine me preguntaba, ¿Y ahora qué?
Después de llegar tan lejos, ¿Hay más allá? Me temo que al señor Nolan no le va a quedar otra que reinventarse. Yo estoy impaciente por descubrir si será capaz .

-------------------------
Inception (2.010)
Guión y Dirección: Christopher Nolan
Fotografía: Wally Pfister
Montaje: Lee Smith
Música: Hans Zimmer
Interpretes: Leonardo DiCaprio, Joseph Gordon-Levitt, Ellen Page, Tom Hardy

4 comentarios:

Moon dijo...

Va a ser que no voy a leer la critica, aún no la he visto y me han dicho que es buena asi que voy a esperar a verla y luego lo leo. :D
Pero al menos te dejo un saludo. :D Que desde que se me fue tu dirección de mi web no me pasaba por aquí. :D Besitos guapo.

Pichu dijo...

Uf, a mi no me gustó nada. Es cierto que visualmente es muy buena (aunque se le ve el plumero y está claro que quiere crear escuela inaugurando una nueva forma de rodar, haciendo algo parecido a Matrix, y al mismo tiempo diferente). Pero no sé, simplemente el hecho de que los primeros 20 minutos no me enterara de nada (!!) le hizo perder muchos puntos. Y bueno, se me hizo larga como si estuviera en un tercer nivel... ;-)

Antonio dijo...

No se... es que a veces, hay que saber dejarse llevar en vez de analizar tanto la trama... si te dejas llevar, al final todo acaba cobrando sentido...

Moon dijo...

A mi al principio me costo enterarme pero luego, cuando lo pille fue fácil y estuvo genial.
A mi me gusto mucho :D