sábado, 17 de enero de 2009

Funny Games

El hecho de que la versión americana haya estado en boca de todos en los últimos meses creo que era una excusa perfecta para adentrarme en el mundo de Michael Haneke, director austriaco que lleva veinte años siendo el francotirador de la vieja Europa. Y que mejor para comenzar ese viaje que precisamente la versión original austriaca de este título.
Haneke es un director completamente inclasificable y que, hasta su salto al otro lado del charco este año (aunque, eso si, con, probablemente, su gesto más provocador hasta la fecha y que merece un post a parte) ha navegado libremente realizando peliculas pequeñas, baratas pero que habitualmente son disparos secos y certeros en la sien de las conciencias.
La violencia es el tema central de su filmografía en la que abundan titulos en los que reflexiona sobre las distintas dimensiones que tiene este fenomeno. Funny Games es un heredero directo de su anterior película "El video de Benny" (1992) que desde aquí también recomiendo.
En el título que nos ocupa, su reflexión gira en torno a la banalización de la violencia existente en una sociedad en la que estamos acostumbrados a ver muertos en las noticias o matar a gente en los videojuegos. Realmente es un tema que se puede rastrear en varias peliculas de los últimos años, pero la reflexión de Haneke es un poco especial comparada con otras.
En Fanny Games no se pretenden enunciar causas o analisis psicológicos, no se pretenden dar soluciones y mucho menos, se pretende enjuiciar. Haneke no es amigo de peliculas enunciativas qeu te digan lo que debes pensar. Él es especialista en, como decía, dar bofetadas en la cara. Lo que pretende es alterar al espectador, indignarle, enfadarle, hacerse removerse en su asiento para que de esta manera, del propio espectador surja la reflexión.
Funny Games es brutal, cruda y descarnada. No os espereis violencia gratuita (aunque si explicita) ni melodrama barato (aunque si situaciones al limite). La narración es seca y concisa, sin florituras (aunque posee un plano-secuencia de varios minutos memorable en el salón con un simple plano fijo).
La pelicula es cruda y violenta, pero el director no pretende utilizarla. Provocar con violencia explicita sería lo facil. Haneke provoca retando al espectador, poniendole delante de sus ojos el juego, enseñandole las cuerdas de las marionetas pero sin ello restarle un ápice de crudeza a las situaciones. Incluso, en varios momentos, los protagonistas interactúan con el espectador... como el mítico momento del guiño de Paul a cámara que sin duda debió escandalizar a más de un académico.


El asunto es que Haneke dice, esto es un juego, tu y yo lo sabemos, pero... ¿Eso hace la violencia menos terrible?
Pelicula sin duda alguna imprescindible. Sin moralinas ni discursos, pero con un mensaje increiblemente poderoso, con una narrativa muy depurada y con unas interpretaciones perfectamente medidas. Eso si, como ocurre con la mayoría de peliculas europeas minoritarias que llegan a España, el doblaje es lamentable así que por favor... versión original

---------------------------
Funny Games (1.997)
Guión y Dirección: Michael Haneke
Fotografía: Jürges Jürges
Interpretes:Susanne Lothar, Ulrich Mühe, Arno Frisch, Frank Giering

2 comentarios:

Pablo dijo...

Desde que vi este post tenía en mente ver esta película, y anoche pude hacerlo, aunque por desconocimiento llegué al remake USA.. en cierta manera me quedo tranquilo, porque el director es el mismo y al parecer ha copiado plano por plano su obra original. Desde luego los actores elegidos son muy solventes, así como el resultado. Ahora, mi pregunta es: ¿por qué lo hizo? ¿por qué este remake? ¿es una simple razón comercial, la cual no criticaría, o hay algo más detrás?

Y más allá de eso, la película me produjo exactamente lo que tú describes aquí. Ni más ni menos. Interesante desde luego como experiencia.. además de los guiños a la cámara, qué me dices del momento en el que rebobina la secuencia? viendo tu explicación me hace entender el por qué de esto..

Antonio dijo...

Me alegra de que el Blog sirva de algo :)
Yo creo que el remake surge por motivos económicos, pero yo creo que Haneke lo ha utilizado para hacer a su vez... otro discurso subversivo... este hombre creo que opina que la provocación es el mejor medio para remover la conciencia... Fijate que Tito andrónico no se aleja mucho de este discurso, ¿No?
Ayer pude ver "Codigo Desconocido", otra joyita de este tipo y ya te doy la primicia... tendrá post :)
Haneke es un tio imprescindible en el cine europeo de hoy