lunes, 6 de abril de 2009

Pozos de Ambición

Es curioso que tan solo 14 posts y 3 meses y pico despues, Paul Thomas Anderson sea el primer director que repite en el blog. Tal vez, demasiado poco tiempo para que me repita, pero lo cierto es que si tenía que empezar repitiendo por alguien, Anderson es una buena opción.
Como ya dije en un post anterior, P.T. Anderson es probablemente uno de los directores "jovenes" más talentosos y brillantes que trabajan en la actualidad en Hollywood. Su carrera, aunque corta, esta plagada de grandes peliculas. Seguramente, Pozos de Ambición es su obra más ambiciosa, compleja y mejor acabada desde Magnolia y probablemente es el punto más alto de su carrera hasta la fecha.
La forma más rápida de entender como va a ser esta película se puede obtener a la perfección viendo su primera escena (me permitiré el lujo de contarla, ya que es la primera :) ) en la que vemos al protagonista (Day Lewis) escavando en una mina. En esa primera escena queda reflejado el estilo narrativo que llevará toda la pelicula. En ella se nos traza un perfil completo del personaje mostrandonoslo en sucesos aparentemente intrascendentes (o no) de tal manera que podemos observar su soledad (absoluta y buscada durante todo el film), su tenacidad a prueba de bombas y cual es su escala de valores. Esta primera escena es brutalmente austera narrativamente, hermosamente fotografiada, pero sin grandes alardes y nos adelanta un poco la grandilocuencia del relato así como el uso brillante, casí mágico, del poder de la elipsis. Esta pelicula desliza e insinua las situaciones, pero el relato casi siempre ocurre en off. En ese sentido, a Anderson le bastan diversas pinceladas, estrategicamente colocadas para mostrarnos un fresco completo de los pioneros americanos.
Mención a parte merece Daniel Day Lewis que vuelve a demostrar que se trata del actor más camaleonico y brillante de la actualidad construyendo un personaje a su medida, megalomano, miserable e histriónico (aunque a veces un poco demasiado).


La pelicula trata muchos temas importantes y se convierte poco a poco, a lo largo de su metraje, en un anti-western con una visión bastante desmitificadora de aquellos pioneros que "construyeron" America. Pero esos temas que trata son más sugeridos que masticados, lo cual deja la puerta abierta a muchas interpretaciones. Su premeditada abstracción y equidistancia da una riqueza de matices y lecturas que la convierte en una obra sumamente compleja.
Si bien no creo que sea el único tema de la pelicula, si que es cierto que la relación del protagonista con el joven reverendo milagrero (Paul Dano) es la que vertebra el relato. En ella se reflexiona sobre la relacion existente entre el poder y la religión y como ambas se utilizan mutuamente para la perpetuación.


La película posee varios referentes claros, si bien el más obvio sea Ciudadano Kane ya que al final esta es la historia de alguien que empieza solo, vive rodeado de gente toda su vida, pero acaba muriendo solo de nuevo (y el hecho es que la referencia no solo está en el relato).
También se pueden destacar la espectacular fotografía de la película (lo cual no es una sorpresa en Anderson) así como una abstracta y enigmática banda sonora.
En definitiva, una pelicula para paladares curtidos, de largo metraje con un nivel de abstracción tanto formal como narrativo alto (lo cual fuerza al espectador a estar alerta y siempre concentrado) pero que alcanza cotas mayusculas en algunos momentos. Si algo se le puede achacar es cierta grandilocuencia y megalomanía, pero, ¿Acaso no son así todas las obras maestras?



--------------------------
There will be blood (2.007)
Guión y Dirección: Paul Thomas Anderson (Basado en la novela de Upton Sinclair)
Fotografía: Robert Elswit
Música: Johnny Greenwood
Interpretes: Daniel Day Lewis, Paul Dano, Kevin J. O'connor, Ciaran Hinds

6 comentarios:

Tatus dijo...

Sobre "el incidente" de Shyamalan.. tio, yo es que ya casi me niego a ver sus peliculas.. me parece una perfecta factoría de trailers que luego te van a decepcionar..

Antonio dijo...

Tio, guardate el comentario para cuando comente el incidente, no?
:P

Eso de la derecha es solo un adelanto de lo que encontrareis más adelante... en todo caso, lo anoto...

Anónimo dijo...

Odio y amor a partes iguales, ese es el resultado de mi encuesta posterior a la visión del film. Sinceramente se me hace dificil concebir toda la pelicula sin la presencia de Lewis, actor cuya mirada magnetica me permite olvidarme de vez en cuando de la falta de ritmo/coherencia a la que nos somete continuamente el bueno de Anderson.
En mi opinión se pasa de grandilocuente y las elipsis son excesivas y a veces desagradables. Creo que la pelicula no requiere tanto tiempo, Lewis te lo puede resumir en un par de tomas. No obstante tecnicamente es una pasada.
Al Paul Dano es que no me lo puedo imaginar sino descubriendo su miopía en Miss Sunshine... que escena..
Pelicula Recomendada: Vals con Bashir

Antonio dijo...

Hombre, pues a mi precisamente, las elipsis me parecen muy brillantes. Tal vez, si exceptuamos la última, creo qeu todas son un ejercicio de concreción y de economía de medios. Me parece brillante contar la historia a base de trazos simples y separados aunque si es cierto que a veces el ritmo es peliagudo.
Por lo demás, 100% de acuerdo en que Lewis es dios.
¿Quien eres gañan? (aunque lo intuyo :p)

Morsa dijo...

Te mato... tío, se te ha escapado que al final acaba solo...

Por lo demás, la tengo entre las pendientes.

No entiendo el comentario de Tatus. ¿Qué es eso de la derecha? ¿? ¿Lo último que has visto?

Antonio dijo...

Bueno,tio lo siento... es que el referente de Ciudadano Kane era muy bueno y había que contarlo :p
Tampoco creo que te haya contado nada especialmente revelador, pero bueno, intentaré no volver a repetirlo :p
Respecto a la derecha... ahí pongo la última película que he visto y que merezca la pena ser contada y la canción que más me gusta en ese momento...
Mira que pensé que era intuitvo... :p